Objetivos 2015 de la Red de Recuperación de Alimentos de Rivas

A lo largo de los últimos años, la crisis económica ha convertido a las ONGs y demás asociaciones en el refugio donde muchas familias encuentran el apoyo y los bienes necesarios para subsistir. Pero estas asociaciones no son entes aislados de los que brota la ayuda de manera espontánea, sino que la magia de la solidaridad aparece gracias a la generosidad de quienes dedican su tiempo libre a los demás y de aquellos que aportan los recursos necesarios de forma altruista. La Red de Recuperación de Alimentos de Rivas es una de estas entidades nacidas al calor de la crisis, una asociación muy activa y presente en nuestro municipio desde hace casi tres años.

 

La RRAR surge en el seno del Banco del Tiempo de Rivas, a oídos de algunos de cuyos miembros llegó el dato de las ingentes cantidades de comida que cada día son arrojadas por los supermercados a la basura. Se trata de productos totalmente aptos para el consumo, pero que no pueden ser puestos a la venta por su próxima fecha de caducidad o por algún defecto en el embalaje. Ante tal vergonzante realidad, un grupo de los mencionados usuarios de Intertiempo decidió reunirse y poner en marcha un nuevo proyecto para conseguir recuperar la máxima cantidad posible de comida antes de que ésta fuera depositada en los contenedores. De esa manera, comenzaron a recorrer los diferentes establecimientos del municipio, algunos de los cuales se mostraron muy receptivos con su idea. No obstante, sorprendentemente, no todos quisieron colaborar, por política de empresa.

 

Tras este primer paso, el siguiente fue encontrar a las familias que, debido a la crisis y al paro, estaban pasando apuros económicos, personas que hasta hace unos años vivían como cualquier otra familia, pero que ahora han dejado de alimentarse convenientemente. Para ello se pusieron en contacto con los diferentes centros escolares, donde los docentes podían detectar fácilmente a los niños que llegaban a clase sin desayunar. De ese modo, comenzaron a llevar a los colegios los lotes con las raciones de comida según el número de miembros de la unidad familiar. Para facilitar la tarea, también establecieron contacto con los servicios sociales y con el Ayuntamiento. A partir de ahí todo ha venido rodado. Si su primer almacén de comida fue el garaje de una de las fundadoras de la Red, poco tiempo después la mancomunidad de Pablo Iglesias les ofreció un espacio; ahora el consistorio ripense les ha cedido otro local de unos 400 metros cuadrados, y un supermercado se ha ofrecido para dotarlo de estanterías. Para optimizar su labor, desde este pasado verano, la RRAR ha decidido realizar las entregas de alimentos con una periodicidad mensual, citando a las familias en el propio almacén.

 

Además de dirigirse a los supermercado, la RRAR organiza todo tipo de eventos para conseguir suministros: la campaña de noviembre junto al Banco de Alimentos (entidad a la ya están asociados y que desde este mes de febrero ha comenzado a proveerles de víveres), la ‘Operación Kilo’ del mes de mayo y otras recogidas puntuales, como la que tuvo lugar en Navidad en colaboración con la Escuela de Fútbol de Rivas y Covibar. También han organizado subastas de arte, conciertos, obras de teatro, partidos de fútbol… Empresas de todos los rincones de España se han puesto en contacto con ellos para hacerles llegar comida. También se han mostrado muy activos los centros escolares de la zona, cuyos alumnos donan comida comprada con su paga semanal. Con la ayuda de todos, su media de recogida mensual se ha situado entre las 6 y las 7 toneladas.

Pero la labor de la RRAR no termina con la recogida de alimentos. De esa parte de su trabajo se sienten muy satisfechos, pues su proyección ha sido un éxito y la ciudadanía ha sabido responder como se esperaba. Para 2015, la Red de Recuperación de Alimentos ha asumido un nuevo reto, más que una voluntad, un compromiso: llegar a todas las familias de Rivas que, por culpa de la crisis están pasando dificultades. Para ello, se van a centrar en tres proyectos fundamentales que se pueden resumir en uno: que ningún vecino de Rivas pase hambre, no volver a ver a nadie rebuscando en un contenedor.

 

  • Compromiso con la infancia: ‘Al cole con todas mis fuerzas’. Ningún niño o niña se quedará sin desayunar o almorzar en su jornada escolar.

  • Compromiso con las familias: ‘No estáis solos’. Hay que superar la vergüenza, normalizar la situación; nos puede pasar a cualquiera y entre todos nos podemos ayudar.

  • Compromiso con nuestros mayores: ‘Por respeto y dignidad’. La atención a nuestras personas mayores nos califica. Nos comprometemos a que ninguno de ellos le falte la comida, adaptándonos a sus necesidades completas.

 

 

Si te has sentido identificado con lo anterior, o si conoces a alguien que esté pasando por dificultades, puedes ponerte en contacto con la RRAR por correo electrónico. Os contestarán con la mayor brevedad posible para conocer vuestro caso. Su dirección es redderecuperaciondealimentos@gmail.com. También han habilitado un buzón en la Casa de las Asociaciones (Avenida del Deporte s/n)

 

Para terminar, les cedemos la palabra a sus responsables. “Buscamos la implicación de toda la ciudadanía, que todos podamos decir que Rivas ha conseguido que ningún ciudadano pase hambre, que todos los niños lleguen desayunados a clase, que ninguna familia se avergüence de buscar comida o que ningún mayor tenga que pensar en cómo llegar a fin de mes con su menguada pensión. Queremos que nuestro proyecto sea el proyecto de todos”.

 

Aviso cookies:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en política de cookies. Ver más

ASOCIACIONES CON LAS QUE COLABORAMOS

PMRivasLogo1.png
Rivas-Sahel_02052018_04.png
p19 logo perrutis.jpg
amnistía-internacional.jpg
Banco tiempo.jpg